Qué son?

Bassa plana Los estanques temporales son unos ecosistemas típicos del clima mediterráneo. Se llaman temporales porque alternan épocas húmedas (cuando el estanque está inundado) y épocas secas, según las estaciones. Esta dinámica no es más que una consecuencia de las fuertes diferencias estacionales del clima mediterráneo, lluvioso y templado durante el invierno, seco y caliente en verano. Este contraste de situaciones hace que las especies que viven en los estanques hayan tenido que adaptarse a sus condiciones para poder sobrevivir. Como resultado, se obtienen unas especies raras y con comportamientos únicos, motivo por el cual son considerados ecosistemas singulares. Son ecosistemas escasos, frágiles, exclusivos y siempre de extensión reducida, de aquí que la Directiva Hábitats los hace merecedores de ser considerados hábitats de interés prioritario para su conservación.

Generalmente son pequeñas depresiones en terrenos impermeables, creadas por la erosión natural del suelo. Las hay de varias formas y medidas. Los estanques temporales son peculiares y se caracterizan por su escasa profundidad, que no suele ser superior a 1-2 metros. Sin embargo, en estos pequeños ecosistemas encontramos unos organismos de interés extraordinario. Aun así, no toda la importancia de los estanques recae en sus particularidades ecológicas. Los estanques, en Menorca, han sido y son de utilidad para el hombre; y para la vista, son verdaderas sorpresas de color en medio de paisajes áridos. La gran diversidad que presentan modelan paisajes inesperados y sorprendentes, una apariencia que varía al compás de las estaciones.